José Miguel Vinuesa Navarro. La Justicia suele ser bastante reacia a la admisión de nuevas tecnologías como medios de prueba. No es que se ancle en el pasado sin justificación, sino que sencillamente mira con ojos escrutadores la posible vulneración de derechos fundamentales y requisitos de validez como elemento probatorio que estas tecnologías pueden vulnerar.

derecho al olvido Por Alejandro Penalba Ferrer   Parece evidente que de unos años a esta parte el derecho tecnológico está en auge y cada vez tiene mayor relevancia y repercusión tanto en el mundo jurídico como entre las empresas y particulares. Cualquier novedad relativa a las nuevas tecnologías y a Internet provoca siempre un gran revuelo, tal y como  ha sucedido con las últimas resolución de las Salas 1ª y 3ª del Tribunal Supremo relativas al derecho al olvido.

El pleno del Parlamento Europeo ha aprobado al reglamento de protección de datos. El objetivo de este nuevo marco es garantizar unos estándares comunes adaptados al entorno digital y devolver a los ciudadanos el control de sus datos personales en un mundo de teléfonos inteligentes, redes sociales, banca por internet y transferencias globales. También incluye nuevas normas mínimas sobre el uso de datos para fines judiciales y policiales.