La nueva Ley 1/2019, de 20 de febrero de 2019, de Secretos Empresariales (LSE) que entró en vigor el 13 de marzo de 2019, y a la que ya dedicamos un post con las novedades en materia mercantil, también contiene una serie de disposiciones, que pueden haber pasado inadvertidas en el conjunto de la ley, pero tienen relevancia en el ámbito laboral, dada la facilidad que tienen los trabajadores de acceder de forma directa e inmediata a la información y conocimientos que pueden constituir secreto empresarial.