La organización de actividades y eventos deportivos se encuentra expuesta a una serie de riesgos cuya cobertura, no siempre ha sido asumida por sus organizadores, a veces por desconocimiento, o por falta de diligencia, aunque la responsabilidad de los organizadores, se extiende a todos los ámbitos de la actividad cubierta mediante un seguro.