Abro el diario y veo, con sorpresa y también con estupor, que la Consellería de Medio Ambiente ha impuesto una sanción de 25.000 euros  a la persona/ empresa que lleva decenas de años explotando la Isla de Benidorm en su beneficio por quedar acreditado que realizaba vertidos diarios de aguas residuales directamente al mar.