La reciente Sentencia de la sección 1ª de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo de 23 de noviembre, 688/2016, ha entrado a interpretar la Ley 3/2004 de 29 de noviembre de Lucha contra la Morosidad. En dicha resolución se acuerda desestimar el recurso de casación, siendo el núcleo del debate si el plazo de 180 días para el pago de facturas pactado en un contrato era o no nulo.